miércoles, 4 de julio de 2012

Paredes que hablan

Mural del Bicentenario sobre la calle Ejército Argentino

Se inició la obra “Mural Bicentenario de la Patria” auspiciado por la Coordinación Estratégica de Políticas Socioeducativas con bombos y platillos (o mejor dicho al son de la Banda del Regimiento de Infantería Mecanizada 15 sonando tras la pared).
Lo visitaron sobre calle Ejército Argentino y elogiaron Ministros, Secretarios y hasta el Gobernador. La obra se materializa con la dirección de la artista plástica Maricel Paredes con la colaboración de los Colegios Provinciales Nº 13 y Nº 4 y las escuelas EPET Nº 1 y 2. En añejos pergaminos se recrean escenas de la historia de la Nación “Esta es una gran idea. Estarán plasmados todos los hitos de nuestra historia. Esto lo comenzamos con las celebraciones del Bicentenario y ahora le daremos continuidad. Vamos a poder disfrutar la historia de La Rioja y de la región en estas paredes” expresó el gobernador Luis Beder Herrera.
Borrón y cuenta nueva
Lo llamativo es que no es la primera vez que la iniciativa de pintar el extenso murallón recorre esas paredes, hoy se trasluce una línea de tiempo en negro entre la avenida Ortiz de Ocampo y la calle Dr. Luis De La Fuente (ex René Favaloro, ex Vicente Bustos) –como si fuera costumbre esto de borrar y reescribir-; esta línea de tiempo que llegaba en fechas hasta el año 2010, tiene ahora décadas tapadas bajo un manto blanquecino y su realización inconclusa deja la incógnita sobre cómo se resolvería ilustrar fechas como cada golpe de estado en las paredes del Regimiento.
Pero ahora, hay cinco cuadras y media de pergaminos en proceso de contar una historia. El mural artístico histórico se presenta en la esquina de Ortiz de Ocampo y Pellegrini,  continúa entre lazos celestes y blancos, palomas en vuelo y rotas cadenas e inicia con la leyenda: “Semana de Mayo de 1810”, le siguen una negra con su ropa a lunares vendiendo alimentos, el prócer repartiendo cintas (que todavía siguen siendo celestes y blancas, a pesar que historiadores como Felipe Pigna y Daniel Balmaceda se inclinan por desestimar la idea de las escarapelas o cambiarlas por cintas con los colores rojo o blanco)  una junta patria, el cabildo, y Manuel Belgrano izando la bandera celeste y blanca a orillas del Paraná aquel 27 de febrero (la misma insignia que el Triunvirato rechazó rotundamente pero que Belgrano no se enteró, porque ya había partido para hacerse cargo del Ejército del Norte).
Siguen cinco pergaminos más que develarán próximamente como continua la secuencia.  No está aún claro a simple vista cuál será el zapping temporal que narrará la historia, ya que el Coordinador de Políticas Socioeducativas del Ministerio de Educación, Carlos Mario Lanzilloto, asegura que “la finalidad es pintarlo en toda su extensión, con motivos y muestras de lo que hace a la historia argentina y riojana. Se trasmitirá desde la fundación de la ciudad hasta nuestros días”. ¿Cómo encajan 421 años en tan sólo el último Bicentenario, título del mural?
Pero si la historia comienza en 1810 y avanza “hasta nuestros días” no se percibe en que paño del mural estará representado 1591 (año de la fundación de La Rioja), nuestros caudillos y nuestra historia. Quizás habrá saltos temporales como los “flash forwards” de la serie Lost.
Pizarrones del pueblo
Asimismo Lanzillotto destacó “Yo siempre les digo a los chicos que las paredes son los pizarrones del pueblo, allí se pinta se borra y se vuelven a pintar, por eso queremos que en estos no solo se refleje la política sino también la cultura y la sociedad”
Entender el street art, las pintadas y los murales como una expresión que nos refleja es estimulante, sobre todo cuando como sociedad venimos con un viejo código contravencional que detiene a los jóvenes que realizan pintadas, cuando en Chilecito se envían cuadrillas a tapar con color salmón los murales de “El Famatina no se toca” aún contra el consentimiento del vecino dueño de la pared. En cambio, fomentar la pluralidad de expresiones es un acto de madurez y democracia. Será que al fin estamos comprendiendo que lo que el poder calla, las murallas hablan. Y esa voz es la de la gente que las pinta, sea quien sea.
Texto: Jimena Vera Psaró
Redacción DataRioja
04/ 07/ 2012

Con su nuevo espectáculo El Clown El Circo Azul brilló en el teatro


El primer domingo de julio el Circo Azul presentó su nuevo espectáculo “El Clown” en el Teatro. Con una puesta en escena que lucía y destacaba a cada uno de los artistas, una exquisita selección de música que iba desde Los Beatles hasta Adele y la escenografía justa para dejar el espacio a los movimientos del elenco que brillaba en las tablas.
Los momentos de tensión o fuertes personajes  fantásticos y míticos se desvanecían como burbujas tras la intervención de los payasos con una gran sincronía de estados para mantener en vilo al espectador. Bajo el precepto “lo imposible se vuelve posible”, lo que parece un estado onírico irrumpe con toda la fuerza de puertas que se abren para dejar habitar en la imaginación seres curiosos  que invitan al continuo movimiento. Con la estética del Nuevo Circo se combina al talento, las destrezas físicas de la acrobacia y el arte dramático en un show donde el maquillaje y los continuos cambios de vestuario son parte activa de lo narrado.
El escenario eleva la admiración cuando se mesen en suspenso artistas en aros, trapecios o se desenvuelven desde telas y cintas al unísono con el ritmo que vibra en todo el teatro, con una calidad en sonido que transmite esa energía a los espectadores en su butaca.
Mirar un show del Circo Azul es estar siempre preparado para lo imprevisto, en el escenario y abajo como cuando un artista se baja a reclamarle a un espectador que no aplaudió en el momento justo.
En las vacaciones de invierno el elenco viajará a Tigre, Buenos Aires para presentarse en el Teatro Niní Marshall el domingo 20 y el viernes 27 de julio locaciones en donde ya se pusieron en venta las entradas.
Texto: Jimena Vera Psaró
Redacción DataRioja
04/ 07/ 2012

El cuerpo como territorio: violencia obstétrica


Una mujer se convierte en territorio conquistado cuando en él se dejan marcas y posiciones que transforman los latidos en objetos.
Desde jóvenes experimentamos la transformación permanente: primero emanciparse, luego vestirse y protegerse de las inclemencias… también de las miradas. Subirse a altos tacos y hacer equilibrio. Dominar así el mundo desde un mínimo punto de apoyo. Así de difícil es el entrenamiento, se hace costumbre sostenerse con tan poco.
 
Nos piden un cuerpo que tiene que encajar en el ajustado paño del photoshop con un muestrario de efectos encima. Se difunden imágenes estereotipadas con un mensaje ficticio de lo que se considera un cuerpo bello. Un color para cada estación, pieles de porcelana, centímetros de menos en la cintura borrando los contornos casi hasta dejarlos ausentes.
 
Hay que cultivar la perfección pero a la vez cumplir con todos los roles esperados, entre ellos procrear. Se vulnera el derecho de las mujeres a decidir libre y responsablemente el número de embarazos o el intervalo entre los nacimientos cada vez que un profesional de la salud no brinda toda la atención, información y alternativas o cuando las instituciones se niegan a proveer las medidas anticonceptivas necesarias (Ley 25.673).

Parirás con el dolor de tu vientre
La Ley 25.929 señala como violencia obstétrica aquella que ejerce el personal de salud sobre el cuerpo y los procesos reproductivos de las mujeres, expresada en un trato deshumanizado, un abuso de medicalización y el tratamiento de procesos naturales como patologías.
 
Llegar a una sala de parto es exponerse a que alguien tome tu cuerpo lo amarre, invada, rasure, toque, silencie, empuje y lo diluya en la sábana blanca de una camilla. Sin preguntas ni respuestas y cuanto más rápido mejor. 
 
Cuando lo que pedimos a gritos es un espacio de contención y paz, el tiempo que lleve y con las garantías necesarias de vivir la experiencia del parto como un acto de dar vida, no como una enfermedad de tratamiento en Emergencias. Se produce el nacimiento y otro ser deja de fundirse, con sus propias exigencias para ser tratado de forma respetuosa y digna.
 
Las mujeres pedimos:
-Ser informadas con anterioridad sobre las distintas intervenciones médicas que podrían realizarse y poder escoger libremente cuando existan alternativas.
 
-Ser tratadas con respeto a nuestra individualidad.
 
-Al parto natural con los tiempos que el proceso lleve, sin la administración de medicamentos que aceleren el proceso y no estén justificados para la salud de la madre o el/la hijo/a.
 
-Respetar el derecho de las mujeres a negarse a las prácticas propuestas por el personal de salud.
 
-A estar acompañada por quien desee (incluye pareja, familiar, amiga/o, dobla - partera) durante el proceso de pre-parto, parto y post-parto aún cuando se practique una cesárea.
 
Tras el parto las mujeres tenemos que armar nuestro cuerpo de a poco, reconstituir los tejidos, cicatrizar puntos y entender las tramas y sentir el secreto de cada pliegue. Olvidar los agravios, los aprietes, lo invasivo. Contar cicatrices y empezar de nuevo frente al espejo. Lo que soy. Lo que pude con esto. Lo que tengo. Mi Cuerpo. Mi territorio. Nunca tu conquista.
 
Redacción DataRioja
20/ 06/ 2012